RSC

¿Qué es la RSC?

La RSC (Responsabilidad Social Corporativa) hace referencia a las estrategias y prácticas voluntarias de una institución para con la sociedad.

Se trata de una estrategia de Marketing y Dirección de empresas, basada en la gestión del impacto social que provoca sobre su entorno.

Es decir, la RSC se compone de una serie de acciones voluntarias orientadas a aportar beneficios y contribuir en la mejora de la sociedad o de la comunidad. Por ejemplo, y entre otras, aquellas destinas a:

  • Ofrecer buenas prácticas de RR.HH., empleo y trabajo.
  • Respetar y defender los Derechos humanos.
  • Promover inversiones en I+D+i responsables y éticas.
  • Implicarse en el impacto medioambiental y aplicar medidas.
  • Contribuir en la mejora de la Comunidad local.
  • Cuidar la salud del consumidor y sus intereses.

Algunos ejemplos pueden ser:

  • Programas de inclusión laboral de personas y grupos en riesgo de exclusión.
  • Desarrollo de envasados y packaging sostenibles.
  • Revisión y mantenimiento de una buena política de eficiencia energética.

La premisa es que la institución (privada o pública) desarrolla un programa voluntario en el que demuestra ser consciente del impacto que puede provocar socialmente, y su preocupación por mejorarlo.

Por lo que, en principio, se trata de un ejercicio de responsabilidad solidario y altruista. Es decir, no busca un resultado económico en beneficio de la propia institución, sino de todos.

Sin embargo, a menudo se cuestiona esta finalidad, ya que se trata de una estrategia de marketing y dirección orientada a la consecución de diversos objetivos empresariales. Como por ejemplo:

  • Mejorar la Imagen Corporativa.
  • Optimizar la Reputación y Notoriedad de marca.
  • Mejorar las relaciones con instituciones públicas.
  • Generar nuevas ventajas competitivas.

No obstante, es cuestión de cada uno pensar si la Responsabilidad Social Corporativa es una actividad encubierta para generar beneficios, si de verdad es una práctica desinteresada, o si busca el equilibrio entre ambas.

Lo que sí es importante es que este tipo de prácticas ayudan a cuidar la sociedad en sus tres aspectos básicos: las personas, el medio ambiente y la economía.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)